jueves, 12 de febrero de 2015

Ride



Era una mujer de avanzada edad,
montaba en bicicleta con un casco mal ajustado y una enorme sonrisa.
Iba vestida con un mandilón a cuadros y muchos abrigos.
Su bufanda bailaba con el viento y el sol acariciaba sus brillantes ojos, llenos de dicha,
como animándola a seguir con su pausado pedaleo y sus ansias de libertad.

Ojalá todos seamos como ella.


imagen: Flickr.com  https://www.flickr.com/photos/maghettastreghetta/5410668329/

martes, 3 de febrero de 2015

Whispers in the wind

El viento me susurra bajo la luz de la luna,
su mensaje melódico no logro entender.
¿Acaso me hablaba de ti?
¿Dónde estás que no te puedo ver?
                  Silencio
Hoy me ha vuelto a susurrar el anciano viento,
no lo he vuelto a enteder. Debe ser muy sabio ese fiel amigo,
que me trae tu recuerdo, para que no se me olvide que una vez te amé.
 


 

Imagen http://weheartit.com/entry/17279396?utm_campaign=share&utm_medium=image_share&utm_source=tumblr





sábado, 23 de agosto de 2014

Promesas

Se fue y solo me dejó las promesas de un amor eterno,
efímera locura, corazón muerto.
Y en el trascurrir del tiempo descubrí, que ya no le lloro a la luna,
que el cielo teñido de añil, ya no me brinda tu recuerdo.




    











                        

Imagen http://www.fotolog.com/kronocari/


lunes, 21 de julio de 2014

Noche

Noche oscura, noche sin luna, arrópame con tu manto.
Hazme olvidar, oh dulce noche, sombras sin luz, oscuridad.
Y en la serenidad del silencio, los suspiros del alma se van.
Olvido, sombras y oscuridad.



miércoles, 14 de agosto de 2013

Tiny things

Solía verla cada día, sobre las 18.30. Ella llegaba, pedía un café y se sentaba en la mesa del rincón.

La observaba fugazmente, temeroso de que pudiera descubrir los sentimientos que albergaba hacia ella.

Conocía la manera en la que colocaría cuidadosamente la cucharilla, siempre boca abajo, en la parte derecha de la taza.

Él fingía leer un periódico, trataba de autoconvencerse de la absurdez de la situación. Tenía 50 años, estaba casado. Cómo podía encontrarse ante aquella tesitura, ante aquella chiquillada, ante aquella realidad. Podría ser su padre...

En ocasiones su mirada se cruzada fugazmente con la de la chica del rincón. Una extraña sensación le hacía estremecerse. El corazón le daba un vuelco. Ruborizado, apartaba rápidamente su mirada. A veces le daba la tos.

Sin embargo, como atraído por una extraña fuerza, no podía dejar de acudir a su especie de cita.

Posteriormente la chica se levantaba, recogía amablemente su taza y la llevaba a la barra. No se despedía de él, ni siquiera habían hablado nunca.


Espero volver a verla mañana, pensaba con una sonrisa en su rostro. Por alguna extraña razón, era feliz.

viernes, 26 de julio de 2013

I keep dancing on my own



Somos de cristal, cristales que van acumulando microfracturas no visibles a simple vista, pero que las sentimos tan tan dentro.

Algunas veces esas microfracturas son tan abundantes y están tan extendidas que cualquier roce provoca un gran daño, llegando incluso a fragmentarnos en mil pedazos.

Sin embargo, pese a todo, siempre hay un pequeño atisbo de esperanza. Un pegamento que temporalmente impide que las tensiones proliferen, que se hagan nuevas fracturas.

Busca ese atisbo, ese pegamento, ese rayo de sol, esa pequeña esperanza que te permita seguir cada día frente a todo, frente a todos.  Puede que sea una simple mirada, un paseo en bicicleta, la brisa en la cara, una canción....





Eres tan especial, se feliz.










jueves, 15 de septiembre de 2011

¿Qué es lo peor que podría pasar?


Hola corazones, el día ha llegado, me ha llegado una invitación a esas horribles cenas de antiguos alumnos de colegio. Ya sabeis, esas típicas reuniones a la que la gente va a fardar sobre lo bien que le va la vida y lo mucho que ha cambiado desde que iba al colegio.
Yo creía que eso sucedía a los 30 o a los 40 cuando la gente tiene más o menos su vida solucionada.
Y ¿ahora qué hago? mi vida parece un caos.
Seguro que todos irán con sus parejas/esposas/amantes/etc, tendrán un trabajo, no habrán hecho una Licenciatura, pero al menos cobran dinero. Que es más de lo que se puede pecir!.
¿Y qué hay de mí? Casi con Licenciatura (una asignatura), casi con amor (eh paso palabra), sin trabajo, pero aún conservo mi elegancia interior (consuelo que no es poco). Total que voy!
Decido que si voy a ir sin nadie, al menos causar buena impresión.
4 horas más tarde y un montón de ropa tirada por el suelo después me decido. Me voy mirando por los portales para ver si todo sigue en su sitio (¿quién no la hace?) a la vez que pienso, tranquilidad! es algo informal. Además hay gente a la que sí te gustaría volver a ver y mucha otra a la que no (autoconvencimiento). Me subo al coche, 100 Km después, paisajes conocidos y que te traen recuerdos.
Llego, han elegido un buen sitio dentro del bar, comienzas a ver caras conocidas de antes. ¿Anda qué tal?. Esther, 25, unos kilos de más y 2 hijos después sigue siendo tan maja como siempre. Alicia y Juan ¿juntos?, vaya! y desde el colegio!. Me alegro por ellos, hacen buena pareja.
Comienzo a horrorizarme, todos están casados, todos con hijos, ellos con la curva de la felicidad y ellas encantadísimas. Uno a uno van comenzando a contar qué han hecho en la vida, sacan las fotos de sus hijos y empieza la exhibicción, oh Dios mio, me va llegando el turno, no quiero hablar, no quiero, no quiero... Hola!, sí, bien bien. No, no, aún no, no, bueno, tenía novio sí, sí sigo en la soltería (cara de autocompasión). No, ahora mismo no trabajo, sí bueno, he hecho una carrera.....(Pseudomueca extraña, tipo: ¿y eso te impide ser fertil?)
¿Sabeis esa sensación en la que parece que todo el mundo deja de hacer lo que está haciendo hace un gesto rápido de movimiento de cabeza y se os quedan mirando? Algo así!.
Después del mal trago todo pareció fluir. Eso sí, parece que la vida de casados es algo idílico y maravillo, porque todo el mundo estaba encantadísimo de la vida, todo era perfecto, sus hijos eran perfectos, llegó un momento en el que parecía que iban a hacer apuestas sobre que niño era más guapo o cual era más inteligente y sacaba mejores notas. Y encontes, solo entonces me di cuenta de que soy un bicho raro en todos los sentidos, al menos, para ellos y que aquel lugar no encaja conmigo. Y creo que lo voy a seguir siendo durante mucho, mucho tiempo ^^

Quiero aclarar, que ese lugar es una zona pequeñita, medio rural, donde la gente está bastante chapada a la antigua, aunque no lo creais, incluso la gente joven. Aunque parezca mentira y en estos tiempos, hay cosas que parecen no cambiar por esos lares.....